La sencillez y el virtuosismo puro de Cartier

La sencillez y el virtuosismo puro de Cartier

Un reloj de cartier siempre se trabaja en tres dimensiones, un ejercicio casi arquitectónico. Desde siempre, la maison ha puesto un gran énfasis en las cualidades volumétricas de sus diseños, creando modelos caracterizados por sus líneas fuertes y sus formas diferenciadoras. Clé de cartier no es una excepción. En una grácil zambullida, introduce un nuevo elemento en el vocabulario relojero de la maison: la curva de dibujo ajustado. Su perfil es arqueado, fluido y elegante, orgánico y ergonómico. Su forma sensual se ciñe perfectamente a la muñeca, ofreciendo comodidad e idoneidad al usuario. Con un estilo cartier auténtico, sienta tan bien como luce. Perfectamente ubicado a un lado, el elemento que da nombre al nuevo modelo: una corona como una joya, como una llave.

En la concepción de clé de cartier se planteaba un reto claro: crear una nueva forma basada en un círculo perfecto. Una tarea que, a primera vista, puede parecer fácil. Pero la simplicidad de las cosas suele ser engañosa. El resultado es una proeza de sutileza y templanza. Las formas se han reducido a su mínima expresión y a su esencia. Todo es cuestión de precisión, de equilibrio y de proporción. Se empleó una gran maestría para crear un flujo perfecto, una visión elegante y un conjunto armonioso. Se eliminaron los cantos afilados. El bisel es liso y redondeado, los cuernos suavemente reducidos. Cada componente se une para conjurar una perfección intangible que es a la vez sorprendente, intuitiva y universal. Es como debe ser, como si su destino hubiera sido existir.

35701

 

Cartier cuenta con una rica historia en la creación de coronas innovadoras, y clé de cartier abraza con firmeza este legado. Esta vez no solo se trata de uno de los rasgos más diferenciadores del reloj, sino también de la inspiración para su nombre. «clé» significa llave en francés, y el parecido de la corona con una llave es inequívoco. El acto de ajustar la hora y la fecha introduce un nuevo gesto en el mundo de la relojería, un gesto que recuerda al de girar una llave para darle cuerda a un reloj. El tamaño considerable de la corona la hace extraordinariamente fácil de asir. Pero la funcionalidad no es su única baza. También es un objeto exquisito por derecho propio. Alargado y puro, está adornado con un zafiro que no está engastado según la manera clásica. En su lugar, está ingeniosamente insertado de modo que quede alineado con el metal que lo rodea.

Un clic sencillo

El nuevo mecanismo de carga indexado combina la facilidad con la comodidad de uso. Especialmente desarrollado pensando en la facilidad de uso, incorpora un sistema que permite ajustar la hora con gran sencillez. Tras realizar los ajustes, se puede empujar la corona hasta su sitio y volverla a poner en su posición vertical sin que se muevan las manecillas, un gesto aparentemente sen
cillo dominado gracias al savoir-faire consumado de cartier. Y un ejercicio acompañado de un sonido reconfortante que acentúa la experiencia sensorial. El acto de girar la corona y empujarla hasta su sitio activa un suave ruido de «clic». Un sonido que se hace eco de la idoneidad, la calidad y el complejo funcionamiento interno de los mejores relojes.

35693

 

Combinando la tecnología de vanguardia y una profunda pericia, el nuevo movimiento fue desarrollado, fabricado y ensamblado por los artesanos de la manufactura de cartier en suiza. Su nombre, 1847 mc, no fue elegido al azar. Los números indican el año de creación de la maison. Con un diámetro de 25,6 mm, fue imaginado de acuerdo con los mismos principios de diseño que la caja: un enfoque reducido a la mínima expresión y una orientación hacia la eficiencia. La incorporación de un barrilete particularmente rápido proporciona al movimiento una tremenda estabilidad cronométrica. Su mecanismo automático con un sistema de carga de doble dirección está dotado de una gran robustez y durabilidad gracias a un sistema de palanca especialmente ideado. Decorado con «vagues de genève», cuenta con un indicador de fecha semi-instantáneo, así como con una reserva de marcha de 42 horas.

 

Fotografías: Eric Maillet © Cartier

Tags: ,
Leave your comment
Comment
Name
Email